Man United toma mal parado a la defensa del Sunderland, se juntas los craks y Marcus Rashford envía el balón al fondo de la red.