Charlie Daniels selló la victoria del Bournemouth con una gran jugada, donde exhibió la defensa rival.