La llegada del delantero mexicano al Manchester United no hubiera sido posible sin un permiso especial, ahí la figura del entrenador fue clave.