Chelsea celebra su quinto título en trece temporadas en la cancha del West Brom ante una gran multitud de aficionados.