Christian Eriksen cobra desde el tiro de esquina un balón a corazón del área donde Mousa Debélé recibe y remata con gran potencia para marcar el primero del encuentro.