Al filo del descanso, el otro capitán Gary Cahill logra poner nuevamente al frente al Chelsea con un soberbio cabezazo.