El primero en tener una situación de peligro fue el Leicester City tras una precisa combinación dentro del área entre Marc Albrighton y Jamie Vardy que es despejada por Petr Cech.