Everton estuvo a nada de marcarle al West Ham United en un partido muy peleado en la mitad de cancha y con pocas llegadas a portería.