Jugaron medio partido sin... ¡capitán! Otra muestra más del terrible momento del conjunto londinense.