El argentino consiguió una marca legendaria y por ello pidió entre bromas algo muy especial a sus compañeros.