Ha pasado una década de la anotación más importante del crack argentino, que será recordada como uno de los momentos cumbre del Manchester City.