El técnico holandés tiene los ojos puestos en dos de sus pupilos para que su nuevo club vuelva a la senda de la victoria.