Horarios

Mié.Nov.25 12:00 AM EST
Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST

Martín Onti: ¿Violencia y acoso sexual?

Sergio Agüero ha revuelto el caldeado avispero del ambiente futbolístico inglés. En un pasaje del partido en que su equipo jugó frente al Arsenal por la quinta jornada de la Premier League, el delantero del Manchester City agarró a una juez de línea por el cuello cuando protestaba un saque de banda. A partir de esa realidad, los mil y un supuestos llenaron páginas de medios con opiniones sin sentido que lo único que consiguen exitosamente es lo que no deberían lograr. 
 
Las mentes obtusas del fútbol, como para dejarlo en este ámbito deportivo y no estirar más la agonía que provocan intencionalmente, salieron de inmediato a marcar diferencias de género entre la supuesta avasallante conducta machista del atacante argentino y la avasallada debilidad femenina de la linier británica.
 
Sergio Agüero es un chico común, con una mentalidad sana, inocente, noble y de conducta solidaria que no necesita de depredadores/as que apunten sobre su humanidad para aprovecharse de las circunstancias a favor de causas que malintencionadamente persiguen con este tipo de actitudes.
 
La búsqueda de un accionar discriminatorio por parte del atacante argentino del conjunto ‘mancuniano’ no tiene cabida más que en las mentes enfermas que alberga el fútbol. No se puede dar crédito a tantos opinólogos que disparan desde un resentimiento que, mal dirigido, sólo lleva a marcar más aún las diferencias entre sexos.
 
Ese no es el camino. Buscar una ventaja, o intentarlo en una debilidad del contexto, no es la mejor forma para sacar un tema de lugar y pasearlo por donde nunca se debería. Los derechos se adquieren en la mesa correspondiente, no donde los puntos grises del tema dejan una abertura inconsciente a aquellas mentes que conviven con el resentimiento las 24 horas del día y los 365 días del año.
 
En ese pasaje del partido, Sergio ‘Kun’ Agüero sólo intentó seguir siendo el joven amable que siempre ha sido con su entorno. No sólo no existió una doble vara de medición en su comportamiento, sino que, además, su inocencia y actitud, nunca fue el de poner en tela de juicio el ‘honor femenino’ de una compañera de trabajo en un momento puntual de la tarea. Flaco favor le hacen a sus ‘compañeras de lucha’ quienes opinan tajantemente de esa manera.
 
Definitivamente así no. No vamos en una buena dirección si el propósito es que desaparezcan las diferencias de género entre hombres y mujeres. Quienes arremeten contra un problema de fondo inexistente deberían encausar la justificada campaña por los carriles del honor y la lealtad y no usar la opacidad de la imaginación porque, definitivamente, esto no hace más que dejar al descubierto las propias y estigmatizadas ideas del ser humano.
 
¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!