Martín Onti: Miserias y bondades del Manchester City

Puede que todo esto haya nacido en pleno Día de los Enamorados. El pasado 14 de febrero la UEFA dictaminó que el Manchester City no jugará en Europa las dos próxima temporadas y que, como sanción, debe abonar una suma de 30 millones de euros por cometer graves infracciones en las regulaciones de licencias y haber violado límites financieros.
 
La medida, que será recurrida por el City, fue acogida en aquel momento con decepción por el club de Manchester aduciendo que no le sorprendía la determinación. En claro mensaje de su descargo ante la imposición de una pena, la institución mancunciana pretendía, y continúa pretendiendo, crear un ambiente tenso y cargado de lucha de poderes en contra de la entidad que preside el esloveno Aleksander Ceferin.
 
Desde entonces, la entidad que gobierna Mansour bin Zayed Al Nahyan, la cabeza visible del Manchester City y miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi, ha contraatacado asegurando que este enfrentamiento ha sido ‘un caso iniciado por la UEFA, procesado por la UEFA y juzgado por la UEFA’. 
 
A partir de aquel veredicto, y el consiguiente descargo mediático de la entidad británica, el tiempo de las acciones ha pasado a ocupar un lugar condicionado por la sorprendente aparición del Covid-19, donde dos hechos opuestos en intenciones y actitudes ligadas estrechamente a los del Etihad, llaman nuestra atención. 
 
El primer capítulo, el de las miserias, es uno de ellos. El centro ExCeL que se encuentra ubicado en el este de Londres, viene siendo utilizado por el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), como hospital temporal para pacientes infectados con el Covid-19. Según la información del periodista británico Sam Pilger, con el aval del periódico The Sunday Times, el centro ExCeL pertenece a los propietarios del Manchester City, quienes se lo alquilan al Gobierno Británico en un momento crucial de la historia donde el negocio impera sobre la solidaridad.
 
El segundo capítulo, el de las bondades, entra también en escena toda vez que El Manchester City aprovecha el impacto del Coronavirus para obrar de gentil manera en la sociedad inglesa. El club, incluso con Pep Guardiola en plan misionero institucional, ofreció la comida y flores que iban a utilizar en los partidos contra el Arsenal y el Burnley para ser destinadas a asociaciones caritativas locales.
 
El bien y el mal, dependiendo de quién o quiénes sirvan de jueces, sientan al último bicampeón de la Premier League inglesa en el estrado de los acusados. Cada cual juzga ahora a conveniencia de sus ideales.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!