Horarios

Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST
El Tottenham quiere retener a Kane a toda costa

Martín Onti: "Doctor" Kane

LONDRES, Inglaterra.- Desde el primer partido que vi jugar al británico Harry Edward Kane, la comparación fue ineludible, quizá porque soy de la época en la cual el ‘Doctor’ Sócrates, aquel exquisito mediocampista internacional brasileño, brillara en el fútbol mundial. 

El juego del delantero del Tottenham Hotspur inglés me remonta a los días en los que Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira -mejor Sócrates a secas- paseara su indiscutible calidad futbolística mayormente en varias instituciones de su país, con un breve paso por la Fiorentina italiana en la temporada `84-‘85 a donde arribó proveniente de su eternamente amado Corinthians de São Paulo.

Uno era un media punta y el otro es un atacante, esto, sólo si se insiste en delimitarles a una caprichosa posición sobre los papeles previos. Sin embargo, y a pesar de esos 10 a 15 metros que les separan en un enclave geográfico sobre el terreno de juego, ambos pueden ser asociados a la inteligencia estratégica para practicar fútbol.

Son muchas las características que denotan la comparación entre ellos, la postura, la manera de desplazarse por el campo, la pegada al balón, la ocupación de espacios y su inteligencia en la comprensión del juego y solo una, más allá de esos metros mencionados, que podría mencionar para distinguirles en sus aptitudes: La perspicacia en la llegada al punto de contacto con la definición. Unos verdaderos y eximios ‘tiempistas’ que han debido desarrollar esa cualidad para disimular su falta de velocidad.

No diría, como mucha otra gente, que Harry Kane tenga el nivel de súper crack. No me parece, a pesar de sus increíbles dotes técnicos, que deba ser admitido, por el momento, en la gran historia del fútbol mundial. Aún creo que Kane está todavía un tanto lejos de grandes figuras que pueden por sí mismos desnivelar un encuentro a favor de sus equipos. En eso Sócrates le lleva otra pequeña diferencia a su favor.

Es cierto que sus goles en la Premiership inglesa, no sólo han ayudado a Harry Kane a elevar las posibilidades de los Spurs de Mauricio Pochettino, y dicho sea de paso para promocionar, sin que me convenza personalmente, al técnico argentino. También que su imagen de goleador le haya puesto en la mira de grandes clubes, como el Real Madrid, para la siguiente temporada y que se busque en la Selección de Inglaterra, ciertamente debilitada en los últimos años, tener en él a un referente de cara a la venidera Copa del Mundo.

A pesar de ser un muy buen futbolista, ‘Doctor’ Kane es un jugador dependiente de condiciones de juego creadas por sus compañeros, y esto debe ser tenido en cuenta para analizar su gestión final. No me encierro en un crecimiento que le catapulte a esa condición superior que me es desconocida para su futuro pero, hoy, Harry Kane sólo puede aspirar a alcanzar el nivel de Sócrates, aquel brasileño que fue un excelente jugador sin acceso a la gloria de los que están más allá de los límites extraordinarios.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!