Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST

Guardiola sigue criticando a los árbitros, pero no mira los errores del Manchester City

MANCHESTER, Inglaterra.- Pep Guardiola continúa criticando a los árbitros y responsabilizándolos de los puntos que el Manchester City ha dejado en el camino en las semanas recientes, pero está equivocando el camino para resolver los enormes problemas orgánicos que tiene su equipo.
 
Si bien es cierto que este sábado Andre Marriner no pitó un claro penal de Kyle Walker sobre Raheem Sterling, los problemas del City en todos los sectores de la cancha son tan evidentes y tan abominablemente mayores que los potenciales errores de los árbitros como para enfocarse abiertamente en señalarlos.
 
 
Guardiola nunca ha dicho que el City ha concedido seis goles en los últimos seis disparos a puerta recibidos, cuatro ante el Everton y dos ante el Tottenham. Tampoco dijo que en el primer gol de su equipo ante el Tottenham hubo una mano clara de Leroy Sané.
 
 
Incluso, más allá de la norma y pidió reunirse con el jefe de los árbitros, Mike Riley, para que éste le explique cómo son las normas de los penales en un país que él considera especial y diferente al resto del futbol que se practica en el mundo.
 
Según fuentes en Inglaterra, esa reunión parece haber ocurrido luego del agónico triunfo del Manchester City sobre el Burnley hace tres semanas, donde se quedaron con diez hombres por la tercera expulsión de Fernandinho en esta temporada. Aunque el club no ha emitido oficialmente el resultado de ese encuentro, después de lo acontecido este fin de semana, Riley no cree que haya un complot contra el City, sino que el error de Marriner fue algo completamente circunstancial.
 
Después del empate ante el Tottenham, Guardiola volvió a decir públicamente que le gustaría que Riley explicara por qué ese toque de Walker sobre Sterling no había sido decretado como penal.
 
 
También dijo que le gustan los jugadores honestos, como Sterling, que no se tiró al piso tras el empujón de Walker, sino siguió corriendo con la pelota, pero no pudo definir con claridad pues se encontraba fuera de balance. Instantes después los Spurs empataron el partido.
 
Yaya Touré, incluso, fue más allá y dijo que Sterling fue “demasiado honesto”.
 
 
Ni Guardiola, ni Touré ni Sterling pensaron que a pesar de que el jugador no se lanzó al césped ese empujón pasaría desapercibido para Marriner.
 
¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!