El abandono familiar que llevó a Kevin De Bruyne a la cima

LONDRES, Inglaterra. - La estrella del Manchester City y de la Selección de Bélgica, Kevin De Bruyne sufrió una gran decepción cuando tenía solo 15 años; tras ser abandonado por su familia adoptiva y todo por ser callado y tímido por lo que prometió que jamás volvería a fracasar.
 
 
En entrevista con Players Tribune, De Bruyne contó que a los 15 años fue contactado por el Genk, en su natal Bélgica, para jugar en inferiores, pero al vivir a 150 kilómetros de la ciudad, el club arregló todo para que pudiera vivir con una familia adoptiva, quien al cabo de 12 meses decidió que no podía seguir cuidándolo.
 
 
"Cuando llegué a casa de mis padres en mis vacaciones, entré por la puerta y vi a mi madre llorando... creía que se había muerto alguien. En ese momento, me dijo las palabras que dieron forma a mi vida: 'no quieren que vuelvas, la familia adoptiva ya no te quiere allí'. Pregunté por qué y me respondió que por ser quien soy, me dijeron que ‘era demasiado callado, muy tímido, y que era difícil’".
 
De Bruyne entró en shock pues él creía que se llevaba bien con su otra familia, incluso les agarró cariño y por ello quedó tan dolido y aunque pensó en nunca más jugar futbol, decidió transformar toda esa rabia en trabajo para despegar su carrera, lo cual orilló a su familia a buscarlo, quienes intentaron convencerlo de que todo había sido un mal entendido. 
 
"No, me tiraste a la basura, sólo fui su basura. Ahora que me va bien quieren que vuelva, ¿no? Yo a ustedes no los conozco".
 
Kevin De Bruyne ascendió al primer equipo del Genk en 2008 y se mantuvo ahí hasta el 2012; en 2013 llegó al Chelsea y finalmente conquistaría la Premier League con el Manchester City.
 
También te puede interesar:
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!