Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Claudio Ranieri

Claudio Ranieri quitó las hamburguesas de pollo e implantó la pasta en el Leicester City

LEICESTER, Inglaterra.- De la alegría más grande del mundo en mayo pasado, de conseguir lo completamente impensable, a volver a estar amenazados por el fantasma del descenso. Así de rocambolescos han sido estos meses para el Leicester City y los que vienen prometen ser aún más tenebrosos.
 
Claudio Ranieri ha sido respaldado por la dirección del club, pero ahora mismo no sabe qué hacer para cambiar el rumbo de los Foxes. Ha intentado todo tipo de cambios en la cancha, formaciones distintas, nuevos jugadores, pero nada ha funcionado. Su última modificación llegó en el menú post-partido.
 
Hasta la semana pasada los jugadores del Leicester City disfrutaban de unas suculentas hamburguesas de pollo preparadas por el chef del club, alimento que ahora ha sido cambiado por algo más italiano, la pasta.
 
 
Parece un poco ilógico que lo que esté afectando a la plantilla sean las rutinas alimenticias una vez que los encuentros han concluido, pero lo cierto es que Ranieri ya no sabe qué cambiar para recuperar a sus Foxes del año pasado en la Premier League.
 
A Ranieri le llamaban Tinkerman en su época en el Chelsea por sus constantes modificaciones en la alineación, algo que en su primera y gloriosa temporada en el Leicester City se resistió a hacer, en parte ayudado por tener que jugar un solo partido por semana.
 
Pero ahora ha vuelto a utilizar esos mismos métodos. Salvo unos pocos en la defensa, el resto no tiene un puesto como titular verdaderamente asegurado y algunos jugadores han comenzado a no entender sus roles en la cancha.
 
 
     OTRO QUE BUSCA UN CAMBIO: Antonio Conte espió al reemplazo de Diego Costa
 
En la temporada pasada Ranieri estabilizó un sistema 4-4-2 donde todo el mundo tenía claro lo que tenía que hacer. Hace unas semanas el manager italiano decidió pasar a jugar con tres en el centro, pero eso no mejoró la suerte del equipo. Él lo admitió, fue un error, y ahora se refugió otra vez en el 4-4-2, pero tampoco funciona.
 
Pollo, pasta, sushi o almejas, la comida no debe ser la causa de semejante desplome. En medio de la locura por rescatar a su equipo del desastre Ranieri parece estar tomando el camino equivocado. Las verdaderas soluciones están en la motivación, en el rendimiento, en la verdadera calidad de sus futbolistas y en algo que nadie puede controlar, la suerte.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!