Chelsea aplasta a los Wolves y Jiménez se va en blanco