El equipo de los Tiburones no pueden negociar a ningún jugador hasta no cumpla con todas sus obligaciones financieras.