Para Orozco, llegar a los Tiburones Rojos del Veracruz es un reto para su carrera deportiva, toda vez que será la primera ocasión que lucha por la permanencia de un equipo en Primera División, algo que no le desagrada.