La afición rojiblanca confía en que el rebaño sagrado conquiste el título once años después.