Desde que se decretó la emergencia en México en febrero de 2020, el coronavirus ha sido un dolor de cabeza para el fútbol.