Francisco Suinaga, vicepresidente de los Diablos Rojos, dice que el paraguayo siempre será un símbolo del club.