A pesar de enviar a todo su artillería, los felinos perdieron en El Salvador y ponen en riesgo su sueño de ser campeones de CONCACAF.