Lucas Lobos tenía problemas en sus rodillas, pero su calidad y expectativas que se tenían con él eran tantas que el club tomó el riesgo.