El equipo de Ferretti entiende perfectamente el camino hacia el título, pero ¿prefieres un título o jugar bonito?