Los escualos se quedaron sin dueño y sin jugadores, por lo que ahora su futuro está en el aire y sin un proyecto prometedor.