El brasileño naturalizado mexicano se retira de las canchas para siempre, en medio de una ovación.