Pajarito Andrade, su creador, se cansó de la ingratitud del club y lo llevó a los tribunales.