Horarios

En el avión y ante su gente, la fiesta no decayó y no era para menos después de lo que se acababa de conseguir.