De acuerdo a la Palmera Rivas, el dueño de los Tiburones amenazó a los futbolistas para que ya no metieran más controversias.