La leyenda del América relata sus inicios en Coapa y la razón por la que dejó de hacer goles para ponerse los guantes.