El sistema de competencia del fútbol mexicano es por demás bondadoso y a doce fechas cualquiera puede clasificar a la Liguilla.