El contrato del portero argentino está por expirar, pero el jugador desea ser felino por muchos años más.