La cancelación del Clausura 2020 deja a los Rayados con una triste marca que no se registraba desde 1996.