En la campaña 1989-90, el Zurdo tomó a un equipo con problemas de descenso y lo transformó para salvarlo