Nunca antes la afición se le rindió con tanto fervor a un portero del América, pero ¿qué pasará al primer error? La presión está a flor de piel.