Al entrenador de Chivas le faltó ser más preciso a la hora de tatuarse, ya que se confundió o inconscientemente ve al Rebaño como un trofeo más y no como escudo de sus batallas.