El travesaño y el poste derecho de la portería de Morelia fueron los destinos de dos disparos de los Tuzos, por lo que la visita se salva de milagro gracias a la física.