El uruguayo, quien está envuelto en una nueva polémica, dirigió solo siete partidos y dejó a los potosinos en un lugar muy desalentador.