Los malos resultados se pueden combinar con la poca paciencia para que la “guillotina” del fútbol mexicano haga de las suyas.