El dueño del Rebaño tuvo una rotación constante de entrenadores, pero sólo uno tuvo la continuidad para darle títulos como nadie.