A pesar de que en los alrededores del estadio de Chivas hay letreros de entradas agotadas, algunos aficionados mantienen la ilusión de poder comprar alguno en taquilla.