El triunfo de los cementeros ante Chivas en el Estadio Azul fue una prueba de que la maldición de La Máquina se rompió con este ritual.