El Clausura 2020 y la contingencia por el coronavirus podrían marcar un antes y un después en el fútbol mexicano.