El director técnico del América reconoció que están golpeados, pero recordó que dependen de ellos mismos.