El técnico azulcrema sigue sin romper con la malaria que lo persigue cada vez que se mide a los Hidrorrayos.