El 95 por ciento de los clubes de Primera División acordaron recibir sueldos diferidos para evitar que el futbol mexicano se venga abajo.