La nueva piel del Guadalajara evoca a una década donde no ganaron nada.